Archivo para marzo 2009

Gestión de color I

1 marzo, 2009

Bueno, aqui estamos con un tema algo espinoso. Hace algún tiempo que quería escribir sobre esto, pero no es tarea fácil. En esta primera entrega haré un breve introducción sobre lo que entiendo por gestión de color, mas adelante entraré en materia y veremos la práctica, además claro está de enfocarlo todo al software libre. Si teneis correcciones sobre lo que digo o preguntas, por favor no duden en decirlo.

Vamos allá!

Creo que la gestión de color es el talón de Aquiles de la fotografía actual. Es deprimente ver que lo ves en tu cámara difiere de lo que ves en el monitor y lo que te entrega el laboratorio es horripilante. Para que todo se vea igual pues tenemos la gestión de color. Pero todavía hay gente que no llega a entender la importancia que tiene, y no sólo me refiero a aficionados, sino también a fotógrafos profesionales y mismo algunos laboratorios. Intentaré explicar lo que sé de la dichosa gestión de color.

Entendiendo la gestión

Bueno… Cada dispositivo capaz de reproducir una imagen tiene su propio espacio de color, o sea que puede reproducir una gama determinada de tonalidades y colores. Incluso, por ejemplo, dos monitores de la misma marca y modelo tienen espacios de color diferentes. Hombre en el caso de los monitores no es que diga, “!Diendres¡ Cuanta diferencia”, pero si nos vamos a maquinas láser de laboratorio la cosa va un poco mas lejos, ya que las variables que interfieren son muchas como la ventilación del láser, la temperatura y regeneración de los químicos, entre otras…

Entonces pongamos que yo hago una foto a un camión de bomberos en un día soleado, pero cuando llego a mi casa en mi pantalla el rojo intenso del camión se ve apagado y bueno, de rojo le queda el nombre. Eso pasa porque el espacio de color de la foto es diferente, en la mayoría de los casos mayor, que el espacio de color del monitor, y éste no es capaz de reproducir los colores que queremos. La gestión de color viene a ser una “chuleta” por decirlo de alguna manera, a la cual acude el monitor para adaptar el espacio de color de nuestra foto a su espacio de color y así acercarse lo mas posible a lo real.

Para conseguir eso tenemos que tener presente dos conceptos calibrado y perfilado. Calibrar es conseguir reproducir una tonalidad de gris neutro. El perfil es la “chuleta”. A partir de los valores que obtenemos (por un programa o maquina) del dispositivos sabemos de donde hasta donde es capaz de llegar y a partir de ahí a adaptar los colores a espacios de color estándar.

Para este proceso es necesario el uso de aparatos específicos (colorímetros) o bien en el caso de los monitores se puede hacer por medio de un programa.

Rizando el rizo

Bueno… ya tenemos nuestro monitor calibrado. El rojo del camión es la caña. Vivo e intenso, lo veo tal cual, mando la foto al lab y… !RECORCHOLIS¡ En vez de rojo nos encontramos con un rojito anaranjado que no hay por donde meterle mano. Como ya comenté antes eso se debe a que la maquina del lab tiene un perfil diferente. Aquí la cosa del calibrado de la maquina es cosa del lab, pero la mayoría nos ayudan un poquito. Algunos laboratorios profesionales te facilitan sus perfiles para que tu convierta en tu ordenador y los mande ya preparados o hacer una simulación de impresión. Ante la duda pues lo mandas en sRGB que es como funcionan las maquinas por defecto. Peeero no es tan fácil como parece. Por mi experiencia cada establecimiento funciona de una forma, en otras ocasiones pasan de la gestión de color, y aun teniendo la gestión en marcha, en algunos sitios falla mas que las escopetas de la feria.

Pero esto es solo una pequeña introducción. En próximas entregas entraré mas profundamente en el tema y vamos a intentar optimizar el flujo de trabajo para que según nuestras necesidades apliquemos los diferentes parámetros que tenemos a mano.

Wah! Waaaaaaaaah!

Anuncios